Seleccionar página

Argilaga

Dos olas delgadas rompen a unos veinte metros la una de la otra. Rober sabe que es así: con los ojos cerrados, sentado en su hamaca, las oye y sabe que una ha roto justo en frente y la otra a la derecha. Muy cerca de la orilla sobresale del agua una roca y encima...

Cal

  “Con tal de regresar y oír el trueno sonar voy a cualquier lugar, no es muy difícil cambiar. Quién sabe si jamás alcanzaré el final.” Antonio Vega Nada más doblan la esquina él mira, unos metros más allá, el rótulo del café-librería recortado contra...

Sonya

Me alcanzó un olor a bar en cuanto salí a la calle. Uno que otro día hubiera sido a refrito, a ropa empapada en ese tufo a tempura, a aceite pardo; pero que esa mañana me recordó a amigos que ríen, a la luz de las diez, a aceitunas, el rico aroma semiespeso y tibio de...

Tocino

“¿Harás que algo tiemble en ellos para mí? —preguntó”. Evi von Droste-Hülshoff. El bar olía a morcilla. En un bar puedes encontrar infinidad de tipos de fritanga y olores indistintos, pero ese olor tan característico es inconfundible; a sangre de cerdo y a...

Fiebre

Despertó sudando a mares, en una enfermería, no lejos del Lenny Lodge, donde una enfermera le había salvado la vida. Lo primero que vio fueron las aspas del ventilador de techo girar veloces en torno a la luna llena que las sujetaba. Al principio, la luz blanca y...